Arquitectura árabe en Toledo

Conocimiento previo

MEZQUITA: Edificio destinado al culto islámico; consta de una sala de oración en la que se halla el mihrab (nicho u hornacina orientado hacia La Meca), de un minarete (torreón desde el cual se llama a los fieles a la oración) y de una fuente para realizar las abluciones o purificaciones.

EL ARABESCO o ATAURIQUES: (del árabe "توريق", tawrīq, "follaje") hace referencia a un adorno de formas geométricas y patrones extravagantes que imita formas de hojas, flores, frutos, cintas, animales, y aparece frecuentemente en las paredes de ciertas construcciones árabes, como las mezquitas.

La estructura urbana de Toledo es árabe, con sus calles estrechas y sinuosas, sus casas cuyos tejados casi se tocan, pero las ventanas nunca se miran de frente. Edificios que encierran a la vista pública sus joyas más preciadas, los patios llenos de verdor, azulejos y fuentes de agua. De la docena de mezquitas que existieron quedan dos, la del Cristo de la Luz, del año 999 y la de Tornerías, algo posterior.

Los barrios del sur, colindantes con el río, estaban ocupados por las tenerías, tintorerías y otras instalaciones relacionadas con el agua. Se supone que allí construyó su legendario reloj y calendario acuático el gran astrónomo Azarquiel.
Las puertas de Alfonso VI o Bisagra Vieja, la del Vado y la de Alcántara y de Doce Cantos tienen estructuras árabes. La noria en la orilla del Tajo, en el parque Safont, es herencia de las técnicas de regadío musulmanas. Pero sobre todo, la herencia más patente y omnipresente es la estética mudéjar en la arquitectura y decoración con el uso del ladrillo, la mampostería, los variados arcos entrelazados, las techumbres de madera y las ricas yeserías, utilizadas durante siglos en todo tipo de edificios, incluida la catedral.

Mezquita-Iglesia del Cristo de La Luzes del siglo X, de la época califal y es de planta casi cuadrada. Al haber llegado prácticamente entera hasta la actualidad, se la considera una de las más notables presencias del arte islámico en Toledo. En el interior, se dividía el cuadrado de la nave en nueve particiones, cubiertas cada una de ellas por una bóveda nervada diferente. Estas bóvedas se apoyan sobre doce arcos de herradura sustentados en el centro por cuatro columnas exentas de capiteles visigodos.

La Puerta del Sol es una torre albarrana construida posiblemente durante la Taifa de Toledo (1031-1085) y reconstruida durante el siglo XIV, en estilo mudéjar, por el arzobispo Pedro Tenorio. El arco de entrada lo forma uno de herradura al que rodea otro del mismo tipo. Por encima de este último, hay un doble friso de arcos ciegos, conteniendo el inferior los restos de un sarcófago romano del siglo IV, y un busto clásico de pequeño tamaño. Sobre el primer arco se colocó en el siglo XVI un relieve donde está representada, bajo la luna y el sol, la Imposición de la Casulla a San Ildefonso. De dicho sol es de donde le viene el nombre a la puerta.

-Usa la lupa sobre la imagen para ver los detalles.

Detalle Puerta del Sol Por Selbymay[CC-BY-SA-3.0], Via Wikipedia

Arco de la Sangre. El nombre primitivo procede de la palabra árabe "Bab-al-Yay" o "Puerta de los Caballos", y permitía el acceso al Alficén. La puerta está formada por un arco de herradura, único vestigio de época árabe que se conserva en la plaza después de 1936, cuando fue totalmente arruinada a causa de los bombardeos. Sobre el arco hay un oratorio que data de época musulmana y que se ha mantenido cristianizado, desde el siglo XII, como Capilla de la Sangre de Cristo, fundada por Enrique IV.

Arco de la sangre
Arco de la sangre (CC BY) Eduardo Sánchez.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0