Sistema Nervioso Autónomo

El sistema nervioso vegetativo o autónomo, también llamado neurovegetativo o involuntario, regula y coordina las funciones que son involuntarias, insconcientes y automáticas.

Los centros superiores del Sistema Nervioso Autónomo se localizan en la zona lateral gris de la médula espinal, en el bulbo raquídeo y en el hipotálamo, y de ellos surgen nervios que llegan hasta los distintos órganos.

Se divide en dos sistema nervioso autónomo: el simpático y el parasimpático. Las funciones de uno y otro son antagónicas, logrando así un balance funcional que tiende a mantener la homeostasis corporal.

  • Sistema Nervioso Simpático: se encarga de activar la mayor parte de los órganos del cuerpo para que trabajen de forma más intensa, salvo los relacionados con la digestión.
  • Sistema Nervioso Parasimpático: relaja la actividad de la mayoría de los órganos, menos los relacionados con la digestión.
Sistema nervioso simpático y parasimpático
Icono de iDevice

Ampliación (para 1º de Bachillerato)

Casi todos los órganos están inervados por ambos S.N.A., Simpático y Parasimpático, que ejercen sobre ellos acciones antagónicas. Como excepción, se puede destacar las glándulas sudoríparas, los músculos erectores del pelo, los riñones y la mayoría de los vasos sanguíneos, que sólo reciben inervación simpática, mientras que las glándulas lacrimales únicamente poseen conexiones parasimpáticas.

  • El sistema simpático activa al organismo para situaciones de emergencia, como respuestas de lucha y huída, aumentando la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea, acelerando el ritmo respiratorio y dilatando las vías respiratorias, elevando la concentración de glucosa en sangre, estimulando la liberación de adrenalina y noradrenalina, e inhibiendo los sistemas que no participan en las situaciones de estrés, como el aparato digestivo.
  • El sistema parasimpático, por el contrario, regula las actividades que tienden a conservar energía en los periodos de descanso o recuperación: disminuye la frecuencia cardiaca y estimula las funciones digestivas.

Algunas de las principales acciones antagónicas de los sistemas simpático y parasimpático son las siguientes:

  • Simpático: Incrementa el gasto energético frente a condiciones adversas:
    • Dilata la pupila
    • Acelera el ritmo cardiaco
    • Vasoconstricción arterial
    • Disminuye el peristaltismo intestinal
    • Aumenta la secreción de las glándulas sudoríparas
    • Relaja la musculatura bronquial
  • Parasimpático: Evita un excesivo gasto energético:
    • Contrae la pupila
    • Disminuye el ritmo cardiaco
    • Vasodilatación arterial
    • Aumenta el peristaltismo intestinal
    • Disminuye la secreción de las glándulas sudoríparas
    • Contrae la musculatura bronquial

Icono de iDevice Actividad desplegable

Lee y completa:

El sistema nervioso vegetativo o , también llamado neurovegetativo o involuntario, regula y coordina las funciones que son , insconcientes y automáticas.

Los centros superiores del Sistema Nervioso Autónomo se localizan en la zona lateral de la médula espinal, en el bulbo raquídeo y en el hipotálamo, y de ellos surgen nervios que llegan hasta los distintos órganos.

Se divide en dos sistema nervioso autónomo: el simpático y el parasimpático. Las funciones de uno y otro son , logrando así un balance funcional que tiende a mantener la homeostasis corporal.

  • Sistema Nervioso Simpático: se encarga de r la mayor parte de los órganos del cuerpo para que trabajen de forma más intensa, salvo los relacionados con la digestión.
  • Sistema Nervioso Parasimpático: la actividad de la mayoría de los órganos, menos los relacionados con la digestión.