El sistema financiero

    Autora: Teresa Avellanosa El desarrollo industrial necesitaba un sistema financiero estable que pudiera subvencionar las empresas canalizando los recursos disponibles de las elites económicas. La legislación bancaria del Bienio progresista permitió la creación en 1856 de bancos de emisión, autorizados a emitir billetes y especializados en créditos comerciales a corto plazo, y de sociedades de crédito, que podían realizar préstamos a largo plazo.

     Los bancos financiaron, sobre todo, las compañías ferroviarias y la deuda pública del Estado. Entre ellos destacaron: el Banco de Barcelona (1844-1922), el Banco de Santander (1857) y el Banco de Bilbao (1857).

     La banca estatal, por su parte, fue decisiva en la economía española: el Banco de San Fernando (1829), ampliado en 1848 y convertido en 1856 en Banco de España, tenía como objetivo inicial atender a las necesidades de financiación del Estado, obteniendo a partir de 1874 el monopolio de emisión de moneda.

Obra colocada bajo licencia Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives 3.0 License