¿Qué hacer y cómo actuar?

Terapia multidisciplinar

En general, los especialistas aconsejan que el tratamiento se base en tres líneas de actuación en las que los padres deben tener un papel esencial.

Una primera de medicación (si hay gran incidencia). La segunda centrada en la psicoterapia conductual en habilidades de focalización y mantenimiento de la atención, de solución de problemas y de competencia social. Una tercera psicopedagógica para mejorar las habilidades académicas del niño mientras estudia y regula su conducta dentro de su grupo clase. 

Tras el diagnóstico clínico

A nivel médico, por una parte, se informará a la familia de una manera clara y concluyente que el niño padece este trastorno tras la realización de diversas pruebas.

Por otra parte, a nivel escolar, se realizarán por los equipos de orientación generales o específicos o por los departamentos de orientación entrevistas con padres y profesores a los que se facilitarán cuestionarios que ayuden a fijar mejor su opinión, evaluarán la inteligencia y las habilidades escolares del niño mediante escalas y test, etc.. que corroboren el diagnóstico médico.

Actualmente, se desarrollan distinto tipos de tratamientos alternativos al tratamiento más tradicional basado en la medicación. El doctor Rosero, trata de responder en este vídeo algunas de las cuestiones relacionadas con el planteamiento de un tratamiento centrado en el paciente.

Cómo detectar el TDAH
Cómo detectar el TDAH

En el vídeo "¿Cómo detectar el TDAH?" se propone una terapia multimodal en la que no solo debe ser tratado el niño.  Hay que desarrollar una terapia familiar, se debe entrenar al profesorado y sensibilizar a la sociedad.

En casa y en el centro escolar

Según expertos como los de la Asociación Nacional de Psicólogos Nacionales de Estados Unidos, se debe enseñar a estos alumnos dentro de su clase ordinaria, precisando solo en ciertos casos un apoyo por profesorado especialista. los alumnos afectados por TDAH TIenen una forma diferente de aprender, debido a que están pendientes de muchas cosas a la vez y su atención es un tanto dispersa. Estas características de su aprendizaje hacen que  necesiten:

  • Una buena organización de las tareas escolares (animándoles a que se impongan un horario de trabajo).
  • La potenciación del trabajo en equipo con otros alumnos.
  • Pautas concretas que les permitan mantener por un tiempo mayor la atención y el refuerzo positivo, felicitándoles cuando termine de forma correcta su trabajo y animándoles a volver a conseguirlo.

 

En cuanto a los padres, son muchas las preguntas que se les presentan y a las que se debe dar cumplida respuesta. En cualquier caso, también son artífices y pueden contribuir en alcanzar el éxito en la superación de este trastorno. Algunos neurólogos dan una serie de sencillos consejos que los padres pueden llevar a cabo para ayudar a superar mejorar esta problemática como:

  • Aceptar las limitaciones del niño.
  • Dejar que el niño desahogue su exceso de energía, haciéndole participar en aquellas actividades que más le gusten.
  • Mantener la casa organizada.
  • Mantener una energía firme y unas reglas mínimas.
  • Evitar que el niño sufra innecesariamente las opiniones que sobre estos niños se suelen verter.

Cuentos y juegos para aprender

Puppet play.
MIKI Yoshihito. Puppet play (CC BY)

En la sección "Cuentos" de la web www.trastornohiperactividad.com podemos encontrar cuentos y juegos que se desarrollan en diferentes situaciones: en casa, en el colegio, en vacaciones, con los amigos... Tienen como protagonistas paersonajes con los que los niños pueden identificarse.

Además de disfrutar de estos cuentos, leerlos con tus hijos les permitirá desarrollar estrategias de comportamiento ante situaciones habituales, como la de "Escuchar y pensar antes de actuar".

Si tu hijo es un adolescente, te recomendamos el cómic ATENTA. Su protagonista es una joven activa y apasionada que puede ayudar a hacer comprender, que no todo tiene una explicación tan sencilla como creíamos y que ni culpar ni culparse es la solución.

Autocontrol y conducta adaptada

La realización de una serie de ejercicios pueden ayudar a que el niño se autocontrole, y a que tenga una conducta más adecuada en todos los órdenes de la vida.

Algunas actividades divertivas y que pueden ayudar en el día a día son: ejercicios de relajación corporal; escuchar música; realizar masajes; enseñar a respirar lentamente; árbol balanceado por el viento; comer despacio; la mecedora; con un libro en la cabeza mantener el equilibrio inmóvil ante el espejo o apoyado sobre el estómago; meditación o equilibrio estático.

Guía para padres

Para los padres nunca es fácil enterarse de que su hijo sufre algún problema en su desarrollo. Las reacciones suelen ser parecidas en todos los casos; angustia, culpa, desconcierto, miedo, depresión...

Imagen de la portada de la Guía práctica para padres

Tratando de aclarar dudas, de orientar y de dar respuesta a las inquietudes, la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de atención e hiperactividad (FEAADAH) ha creado una sección para las familias bajo el título "Soy padre". También puede descargarse una versión de la Guía práctica para padres que editó esta misma federación.

¿Condenados a ser perfectos?

Uno de los problemas derivados de este tipo de trastornos es la sobremedicación. En el artículo titulado "Niños condenados a ser perfectos", la periodista Inmaculada de la Fuente, nos descubre algunos detalles sobre esta polémica:

"Niños condenados a ser perfectos"

No todo niño movido sufre hiperactividad. Hay niños considerados vagos y metepatas que sí lo son sin saberlo. Al igual que hay chavales diagnosticados que no siempre reciben medicación. Sus padres se resisten a darles la pastilla. O bien, se la dan los días que hay colegio y la eliminan o reducen la dosis en vacaciones y en fin de semana...

...La medicación, por sí sola, no basta: "Debe completarse con un tratamiento psicológico basado en técnicas cognitivo-conductuales, que incluye pautas a padres y a colegios para facilitar el aprendizaje de autocontrol que necesitan estos niños", añade Bonet. Los padres deben convertirse en expertos en el tema y aprender estrategias para reducir la impulsividad y ayudarles a aumentar la atención. Podría decirse que "los fármacos serían el abono, y la intervención psicopedagógica, la labor de siembra.

(Inmaculada de la Fuente, "Niños condenados a ser perfectos", El País, 8 de enero de 2008 )

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0