Disartrias

Uno de los trastornos comunicativos más frecuentes

De entre los diferentes trastornos de la comunicación de origen neurológico, el grupo de las alteraciones motoras del habla (disartria y apraxia) es el de mayor prevalencia, y supone un 50% aproximadamente de ellas.

Es decir, que las dificultades de articulación oral derivadas de problemas neurológicos son mucho más frecuentes que otros problemas de comunicación (pérdidas de la capacidad de expresarse o de comprender el lenguaje) por lesiones o enfermedades del sistema nervioso.

En la actualidad, existen numerosas estrategias innovadoras y efectivas con las que los padres pueden contribuir a que sus hijos superen las dificultades del lenguaje. El modelado es una estrategia educativa destinada a que los niños y niñas mejoren su lenguaje.

En el modelado, la persona adulta “modela” (presenta, demuestra) ante los niños y niñas la forma en que se utiliza la estrategia comunicativa. El propósito es que el estudiante imite la forma correcta. El vídeo "Cómo ayudar a tu hijo a superar su lengua de trapo", explica esta metodología.

Corregir errores fonológicos

La combinación de estrategias, herramientas y participantes será fundamental en el tratamiento de este trastorno. El uso del ordenador en el tratamiento logopédico no es la panacea y, aún no existe en el mercado mucho software dirigido a la intervención de todos los problemas lingüísticos, aunque sin lugar a dudas se ha avanzado mucho en los aspectos de calidad gráfica, observación y análisis de resultados, entre otros.

El programa MetaVox se ha desarrollado para el tratamiento de trastornos articulatorios, con una perspectiva eminentemente práctica. Se trata de una herramienta muy útil en la reeducación del habla.

Antes de aprender a leer

Esta es una de las principales conclusiones que se exponen en el artículo publicado en la web "Consumer.es" y que cuenta con la participación de diversos expertos.

El material ofrece consejos prácticos para la prevención de los trastornos que, como las disartrias, muchos expertos consideran que forman parte del grupo de las dislalias.

Como todos los expertos recalcan, el trabajo del entorno familiar es esencial para conseguir que los trastornos del lenguaje sean superados lo más rápida y eficazmente posible.

 

"Los logopedas aconsejan corregir las dislalias antes de que los niños aprendan a leer"

"El uso de chupete, por ejemplo, puede estar en el origen de este retraso de aprendizaje, pues acostumbra al pequeño a no sacar la lengua. También si hay un problema de oído -entonces conviene el trabajo conjunto con un otorrino- o si el frenillo esa especie de hilo que recorre la lengua, es muy corto- puede haber dislalia. Porque el frenillo no deja que la lengua salga en toda su longitud y tira de ella, como si se tratara de las riendas de una cabalgadura".

("Los logopedas aconsejan corregir las dislalias antes de que los niños aprendan a leer". Consumer.es. 10 de septiembre de 2007)

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0